Seis Fuentes de Financiamiento para Emprendedores

shutterstock_1148626625.jpg

El principal obstáculo con el que se enfrenta quien tiene una idea de negocio es no contar con el dinero suficiente para echarla a andar. Aquí te ofrecemos 6 opciones que puedes explorar para llevar a cabo tu proyecto.

Hace unos años, las principales fuentes de financiamiento para proyectos de emprendimiento eran amigos o familiares o instituciones bancarias tradicionales. Hoy en día, el mercado ha evolucionado y el abanico de opciones para financiar proyectos se ha ampliado.

Y es que el financiamiento es la gasolina de los proyectos de emprendimiento. De acuerdo con datos de The Failure Institute, 65% de los emprendimientos en México no tienen éxito debido a que no tienen ingresos suficientes para subsistir y 38% tiene problemas de financiamiento. El tiempo de vida promedio de una nueva empresa apenas alcanza 2 años.

Por eso, si tienes una idea de negocio innovadora y viable y estás buscando el financiamiento necesario para emprender, te compartimos algunas de las principales formas que existen hoy para conseguir los recursos que necesitas.

1. Fondos Gubernamentales

Son recursos que provienen del sector público y están dirigidos a financiar proyectos de emprendimiento. Estos recursos se otorgan a través del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) o a través de instituciones como Nacional Financiera. El gobierno los ha impulsado para fomentar la creación de empresas y empleos.

Se conocen también como “préstamos a fondo perdido” debido a que se encuentran exentos del pago de comisiones e intereses; en estos casos, no se exige ninguna meta de facturación. La única obligación que contrae a quien se le otorga uno de estos préstamos es sustentar que el dinero se ha gastado de acuerdo con lo presentado en el proyecto de inversión mediante comprobantes y facturas.

En algunas ocasiones no se otorga el crédito completo, pero te ayudan con una parte. Es posible que te autoricen un préstamo por el 70% del monto solicitado para que tú aportes el 30% faltante.

El monto de estos préstamos puede ir desde $40,000 hasta $51 millones de pesos. Una de las ventajas de este tipo de financiamiento es que cubren todo tipo de necesidades e incluso pueden aportar equipo de trabajo (como computadoras). Su principal desventaja es que se requiere mucho tiempo para cumplir con los requisitos, ya que las convocatorias son complejas.

2. Banca

La mayoría de los bancos que operan en México cuentan con esquemas de préstamos para micro, pequeñas y medianas empresas. Estos créditos pueden ir desde $20,000 y hasta $15 millones de pesos. 

Los créditos que ofrecen las instituciones bancarias son una opción de financiamiento viable para la adquisición de maquinaria y herramientas de trabajo, la compra de mercancías y materias primas o para capital de trabajo.

El monto del préstamo se determina según las necesidades y capacidad de pago del emprendedor y los plazos pueden ir de 6 hasta 60 meses. En algunos casos te solicitan garantías hipotecarias y, en otros, un aval o dejar como garantía de pago la maquinaria, herramientas o materias primas adquiridas con el crédito.

La ventaja de este tipo de préstamos es que quien solicita el préstamo decide completamente el uso de los recursos. Algunas de las desventajas principales son los tiempos de espera para la aprobación del crédito y todos los requisitos que solicitan.

3. Sofomes

Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, también conocidas como Sofomes, son instituciones financieras que brindan créditos a quienes tienen dificultades para acceder a préstamos en la banca tradicional; en la mayoría de los casos, solicitan un bien inmueble como garantía.

En este caso, el monto del préstamo puede ir desde los $300,000.00 pesos y hasta $10 millones, con plazos que van desde 1 hasta 5 años.

Para muchos jóvenes es una buena opción, ya que, si ellos o algún familiar cercano cuentan con un bien inmueble libre de gravamen, pueden obtener el dinero suficiente para financiar su idea de negocio en un lapso de tiempo muy razonable.

Una de las ventajas de estas empresas es que los tiempos de respuesta son mucho menores que los de un banco tradicional y, generalmente, los requisitos que solicitan también son menos.

4. Crowdfunding

Con el avance de las tecnologías digitales y de comunicación llegaron también las empresas de Crowdfunding y Crowdinvestment, que consisten en plataformas en Internet donde puedes publicar tu proyecto para darlo a conocer.

Si es aceptado, se hace público para que la gente pueda invertir en él. Esto, te permite recolectar recursos para echar a andar el negocio.

Cuando se trata de ideas de negocios, existen varios esquemas como plataformas de deuda, inversión de capital, recompensas (como productos o servicios de cortesía) e incluso donaciones.

5.  Capital semilla e Inversionistas Ángeles

Dentro de este rubro encontramos a particulares que quieren apoyar proyectos de emprendimiento al estilo del popular programa de televisión Shark Tank.

Son también conocidos como Smart Money o dinero inteligente porque, además de invertir dinero en tu empresa a cambio de una participación accionaria, aportan consejos, asesoría y talleres para abrirles puertas a los nuevos proyectos.

En resumen, se trata de inversionistas que asumen el riesgo junto contigo, en favor de que existan más proyectos de emprendimiento.

6.Incubadoras y Aceleradoras

Una incubadora de empresas es una organización diseñada para crear, desarrollar y acelerar el crecimiento de pequeñas empresas y tratar de asegurar su éxito a través de una amplia gama de recursos y servicios empresariales.

Por un lado, proveen asesoría para acceder a programas de financiamiento, coaching de negocios y Networking (acceso a una red de contactos). Por otro, ofrecen la renta de espacios físicos y servicios básicos como telecomunicaciones, limpieza y hasta estacionamiento bajo esquemas muy baratos o gratuitos.

Algunas de las ventajas de este tipo de esquema es que te ayudan a darte estructura si no tuviste una educación formal de negocios y pueden auxiliarte a llenar lagunas informativas que puedas tener. Además, pueden acercarte a inversionistas institucionales e incluso fondos de Venture Capital. Muchas universidades en México cuentan con incubadoras de negocios.

Sea cual sea el esquema que vayas a utilizar para conseguir financiamiento para emprender, recuerda que, en cualquiera de los casos, debes presentar propuestas con valor y solidez y debes hacer tu presentación de negocios lo más clara posible para que la institución o inversionista entiendan qué problema estás resolviendo con tu propuesta y como convertirás tu idea en dinero.