La Economía y los Negocios

La Economía, también llamada ciencia de la escasez se fundamenta en el hecho de que las necesidades de los seres humanos son ilimitadas y los recursos son escasos. 

Los principales agentes económicos son tres: las familias, las empresas y el gobierno. Todo ellos se enfrentan a la escasez de recursos y por ende tienen que elegir cómo utilizarlos.

En el caso de las empresas se definen como organizaciones que combinan los tres factores primarios de producción (capital, mano de obra y tierra) e insumos intermedios que, a través de la tecnología o procesos transformadores, producen un flujo de bienes.

Siguiendo este orden de ideas, una empresa es desde una pequeña tortillería hasta una gran armadora de autos o la empresa más grande y productiva que se pueda imaginar. Pero el objetivo principal de toda empresa, independientemente de su tamaño, es maximizar el rendimiento sobre el capital invertido. Esto la lleva a decidir qué bienes producir, cómo, cuándo y cuánto producir, pero, sobre todo, cómo financiar.

Para impulsar una empresa o bien emprender un negocio es necesario capital financiero que permita sufragar todos los gastos para su óptima operación, desde la inversión inicial, los costos, los insumos y hasta los recursos humanos.

Una opción para impulsar nuestro sueño empresarial es la utilización de un bien para producir mayores bienes.

Una buena alternativa, la más factible para capitalizar, es buscar un crédito con garantía hipotecaria o crédito de liquidez.

Este tipo de crédito se otorga a cualquier persona que tenga ingresos que puedan ser comprobados, dejando en garantía una propiedad, lo más común es una vivienda. A cambio, recibe en préstamo una parte de su valor total.

Estos créditos son de los más baratos en el mercado, debido a la garantía que ofrecen.

Expertos recomiendan que en toda deuda —y más en las de largo plazo como la mencionada—, las mensualidades no excedan del 30 % de los ingresos mensuales del negocio, ya que se tendrá el dinero comprometido durante un tiempo considerable.

El plazo para saldar esta inyección monetaria para tu negocio figura entre los 1 y los 5 años, siendo las tasas de interés desde el 24%, lo cual no es descabellado dado que, la idea de posicionar una empresa es para continuarla el resto de nuestras vidas.

Tanto si acudes a un crédito con garantía hipotecaria o apuestas por otra forma de obtener liquidez para el negocio, debe ir de la mano con estrategias, visión, entendimiento del mercado, desarrollo de tus colaboradores, calidad en el servicio y, sobre todo, muchísima paciencia, sacrificio y dedicación. 

Apuntando a lo anterior, si un negocio se catapulta, vende y se posiciona, genera economía y empleo.