Potencializa el crédito en tu Pyme

En los últimos años el desarrollo de las Pymes (Pequeñas y medianas empresas) se ha fortalecido, particularmente en la implementación de diversos programas financieros acordes con las características y necesidades de las empresas, así como al surgimiento de nuevas entidades financieras privadas, como las Sofomes, y de la banca comercial.

Estos apoyos financieros y de consultoría se han vuelto fundamentales para que más del 90 % de Pymes que entran en esa categoría en México puedan seguir escalando para ser exitosas y competitivas.

No obstante esas oportunidades, en muchas ocasiones el nacimiento de una empresa se ve impedido por la falta de recursos económicos para su arranque y por el desconocimiento que existe por parte de las y los emprendedores sobre los programas de apoyo que se ofrecen.

El punto principal es iniciar, con base en una buena información, cualquier proyecto especial. Por ello, solicitar un crédito puede impulsar la creación de una empresa exitosa y propiciar que cada vez haya más emprendedores que generen empleo de calidad y, de esa forma, contribuir al crecimiento económico del país y a la reducción de la pobreza en México.

De igual manera, si ya se tiene algún negocio y se desea hacerlo crecer, desarrollarlo y que sea competitivo también ha llegado el momento de solicitar un préstamo.

Programas como el Nacional de Emprendedores, Capital Semilla, Fondo de Innovación Tecnológica (con Conacyt) Nacional de Empresas Gacela y el de Centros Pymexporta son sólo una muestra de la amplia gama que ha promovido por ejemplo el gobierno federal a través de la Secretaría de Economía.

Cada una representa una parte del abanico de posibilidades que se brindan para apoyar a las Pymes que inician o a las ya existentes y que en muchas ocasiones representan para los emprendedores la única oportunidad de acceder a información especializada y consultoría y, en el mejor de los casos, a un financiamiento.

A continuación presentamos algunos de estos programas. Por ejemplo, el primero, el Programa Nacional de Emprendedores el cual, paso por paso, va dirigiendo a las personas interesadas en iniciar un negocio propio. Tiene como objetivo:

“Promover e impulsar en los mexicanos la cultura y el desarrollo empresarial para la formación y creación  de más y mejores empresarios, empresas y empleos. Con los apoyos otorgados con este Programa integral los empresarios pueden desarrollar su idea de empresa, incubar el proyecto e, incluso, en los casos financieramente viables, encontrar apoyo económico para empezar su empresa.”

Otra iniciativa es el Programa Capital Semilla el cual tiene como meta: “Proporcionar apoyo financiero temporal en forma de crédito simple a los proyectos viables de emprendedores egresados del Sistema Nacional de Incubadoras”.

En general, sus actividades van encaminadas a desarrollar prototipos comerciales, elaboración de estudios de mercado, plan de negocios e inversiones para lanzar el producto, entre otros.

El Sistema Nacional de Incubadoras presta sus servicios como un centro de atención a empresas en donde orientan y asesoran para que se lleve a cabo el proyecto de negocio que un emprendedor o emprendedora desea.

Asimismo, ofrecen apoyo para elaborar un plan de negocio, así como en el proceso de creación de la empresa. Dan consultoría en las diversas áreas que están involucradas al ser empresas que entran en el rango de Pymes.

También está el Fondo de Innovación Tecnológica cuyo objetivo básico es: “Fomentar incentivos de innovación de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) de Base Tecnológica, así como de Start ups y personas físicas con actividad empresarial que realicen proyectos de innovación tecnológica significativos y con un alto potencial de ser colocados en el mercado como innovadores tecnológicos”.

El Programa Nacional de Empresas Gacela (PNEG) es muy importante. Aquí se atiende a las denominadas “empresas gacela”. Este tipo de negocios son los que presentan un crecimiento considerable en comparación con las empresas del sector al que pertenecen y, por tanto, son las que más empleos generan y las que de manera destacable contribuyen en mayor medida al desarrollo económico del país. Dos de las características que las hacen exitosas son contar con tres años de operación y generar un crecimiento superior al 15% en ventas en ese lapso.

De igual forma, se destaca el Programa Centros Pymexporta que: “Son espacios físicos de atención especializados en comercio exterior, instalados en la República Mexicana para apoyar a que las micros, pequeñas y medianas empresas, se inicien o consoliden en el proceso exportador.”

En este Programa participan los tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal, así como los sectores empresarial y educativo, con el fin de apoyar a las empresas que tengan interés en internacionalizar sus productos o servicios. A través de este Programa también se les brinda a los empresarios servicios de capacitación, consultoría especializada y promoción internacional.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) también participa y pone a disposición de las Pymes el Cenapyme (Centro Nacional de Apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas). Desde su creación en 2009 el Cenapyme nace gracias a los esfuerzos de la Facultad de Contaduría y Administración, de esa máxima Casa de Estudios.

Atiende las necesidades propias del ámbito empresarial de una manera dinámica que propicia su fortalecimiento a través de la valiosa información que brinda. Particularmente, va dirigida a los jóvenes recién egresados que adquirieron los conocimientos para iniciar su propia empresa, negocio, consultorio, despacho, laboratorio o cualquier tipo de emprendimiento. En sus casi ocho años de vida ha capacitado a Pymes y ha ayudado a más de 15 mil personas y a cerca de cuatro mil empresas de este tipo.  

También ha surgido el Programa Mujer Pyme cuyo objetivo es otorgar créditos a mujeres emprendedoras en condiciones preferenciales con un crédito que oscila entre los 50 mil hasta 5 millones de pesos y con ello contribuir a que logren su autonomía económica.

Algunas de sus ventajas son por ejemplo que las apoyan con tasas de interés preferencial entre el 9 y 10 %, comparado con el promedio de este tipo de instrumentos en el mercado que va del 12 al  20%. También les proporcionan plazos más favorables.

Como se puede apreciar, la mayoría de estos programas y los de otras entidades financieras privadas y de instituciones educativas ofrecen una amplia gama de servicios de asesoría y apoyos financieros que hacen ventajoso solicitar un préstamo mediante el cual se deben proyectar siempre objetivos alcanzables y no llegar a una zona de confort.

También existen entidades financieras privadas como las Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple) que juegan un papel fundamental en el desarrollo de la economía del país ya que fortalecen las finanzas.  Asimismo, al cumplir a cabalidad los requisitos exigidos por las autoridades correspondientes propician la transparencia y certidumbre que logran seguir contando con un gran número de clientes que contratan sus servicios en temas tan importantes para los emprendedores de las Pymes así como el financiamiento de créditos para vivienda, entre otros servicios.

Cabe destacar por su profesionalismo y confiabilidad la Sofom Bien para Bien la cual otorga créditos de manera sostenida que oscilan entre los $400 mil a $3 millones de pesos; se proporciona asesoría, cursos y manejo de prácticas eficientes, entre otras actividades de fortalecimiento para el cliente. Consulta tu crédito aquí u obtén asesoría personalizada a través de messenger

Qué ofrece una Sofom:

·      Crédito para Pymes, vivienda media y de interés social

·      Oferta de créditos muy variada con diferentes opciones de pago (pesos, UDIS, salarios mínimos)

·      Plazos de 5, 10 y hasta 15 años

·      Flexibilidad en el otorgamiento de créditos en comparación con bancos

En México existe una gran variedad de este tipo de fiduciarias que ofrecen toda clase de créditos, sin embargo lo importante es conocer cuáles son las entidades que ofrecen el mejor servicio, las menores tasas de interés, el mejor financiamiento, la mayor responsabilidad hacia el cliente, etcétera.

La importancia de obtener un crédito para Pymes se puede resumir en algunos de los siguientes beneficios:

·      Al solicitar un préstamo con el tiempo se van a ir creando antecedentes en su manejo y control

·      Un crédito genera una disciplina y organización de recursos necesarios para pagarlos adecuadamente

·      Se va construyendo un historial crediticio sano que permite mostrar que se ha tenido un buen desempeño al manejar financiamientos

El historial crediticio permite tener acceso a mejores condiciones como:

·      Mayores montos

·      Mayores plazos

·      Otras formas de financiamiento

·      Acceso a más productos

·      Acceso a más empresas que otorgan otros servicios financieros

·      Posibilidad de aprovechar bienes que de otra manera tardarían mucho tiempo en obtenerse por medio del ahorro

·      Combinar temas fiscales y financieros

Conclusión

Hoy en día se han confirmado condiciones favorables para las Pymes en comparación con otros países, pues tienen un potencial de crecimiento de gran impacto social. El rol que ocupan en este momento es trascendental ya que son las que están moviendo a la economía, representan más del 95% de las empresas mexicanas y son fuente de empleo de más del 72% de las personas económicamente activas. 

Por ello, es estratégicamente importante la posibilidad de solicitar un crédito ya que consolida a las empresas, les da valor y las vuelve mucho más competitivas.

El aprovechamiento de estos programas se ha convertido en una parte esencial y dinámica de las Pymes para su desarrollo y crecimiento, por las oportunidades y la cadena de beneficios que conllevan y que repercuten en la generación de más empleos y la disminución de la pobreza en nuestro país.

A nivel de la economía global, en una sociedad dinámica el ofrecimiento de créditos, que se ha vuelto una poderosa herramienta, representa un símbolo de madurez socioeconómica (estabilidad política, económica y legal) y México no ha sido la excepción.